Algo fácil, práctico y, ¡delicioso!

Se dice que el origen del taco se remonta al México prehispánico, allá por aquellos tiempos donde las técnicas e ingredientes de cocina eran un tanto escasos; posiblemente las mujeres idearon que transportar comida en maíz cocinado (tortillas), era sencillo y útil para los hombres, quienes trabajaban todo el día.

Se habla de una primera taquiza, la cual fue documentada por Bernal Díaz del Castillo, en su crónica, “Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España”, realizada por Hernán Cortés, en Coyoacán para sus Capitanes y Conquistadores. Pero bueno, como en cosas de ingredientes y técnicas culinarias medio mundo se adjudica la historia real y el proceso correcto, pues nosotros nos quedamos con la idea de que a quien se le haya ocurrido, ¡qué maravilla de idea!

Un taco se compone de dos partes principalmente, el guiso y la tortilla con la que envolverá. Fray Bernardino de Sahagún, durante su vida escribió sobre varios tipos de tortillas: la laxcalpacholi, de maíz de colores; la ueitlaxcalli, tortilla grande delgada y blanca; la ouauhtlaxqualli, muy grande, gruesa, áspera y hecha con nixtamal, y la totonqui tlaxcalli, de color blanca, ¡¿qué tal eh?! Ah que esa no se la sabían, ¡dios! Son muchas tortillas, todas han de estar mmmmhhh…

Martha Chapa, en su libro “Los tacos de México”, menciona que debido a que en la época prehispánica se acostumbraba a comer en la calle, es que actualmente se vende este tradicional  platillo en puestos ambulantes en las principales avenidas de las ciudades, qué delicia pasar al carrito por tu taco, y si se puede sentarte en una sillita con tu mesa y tus salseras bien servidas, listas para hacer que tu taco sepa más bueno.

También se ha mencionado que debido a que los españoles no podían pronunciar quauhtaqualli, palabra con la los indígenas llamaban a este platillo, sólo decían taqualli y con el tiempo adopto el nombre de taco, a los mexicanos nos encantan los modismos, pero nos gusta el nombre: TACO, hasta se antoja con sólo escribirlo, decirlo o escucharlo, ¿apoco no?

Compitas, nos vemos en la próxima para hablar de algo más, recuerden que nuestra intención es dar un poco de información interesante sin tanto adorno, sencillita y buena, como nuestros tacos 😀

Con información de: http://archivo.de10.com.mx/mas-seguros/2014/la-historia-del-taco-antecedentes-usos-y-costumbres-11964.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *